Minería Sustentable
Autor: Agustín de Vicente , 7 de junio de 2021

Tejedoras lickanantay llevan el oficio ancestral al mundo digital

Compartir

El proyecto tiene por objetivo poner en valor la textilería ancestral y difundir su patrimonio a través de su nuevo portal y redes sociales.

Casa Telar ha sido una fuente de motivación y empoderamiento que me dio la seguridad para vivir del arte textil y dedicarme a ello. Es una iniciativa que ha ayudado a resguardar nuestro patrimonio y nos ha enseñado a soñar con continuar aprendiendo y emprendiendo”.

La artesana Mónica Ramos es enfática al explicar la importancia de Casa Telar, una iniciativa que comenzó en las localidades del Salar de Atacama en 2017 y que hoy, en este escenario de pandemia, da un vuelco en su gestión para continuar más vigente que nunca con el reinicio de sus actividades de enseñanza, adaptadas a la emergencia sanitaria, lo que lleva a impulsar y trabajar en herramientas que contribuyan a continuar con su trabajo, implementando las transferencias técnicas a nuevos formatos digitales. 

Una de ellas, es su nueva página web y el reimpulso de las redes sociales. 

Escuela del patrimonio atacameño

Asimismo, contará con maestros textiles de las mismas localidades que serán los guías de los y las alumnas. Con esta base más el apoyo técnico de la Fundación ONA y SQM, permitirá dar continuidad al programa con las medidas de prevención y resguardo de todas las personas. Involucradas en la cadena de valor de la fibra de camélido

Responsabilidad Social

Powered by Global Channel