Minería Sustentable
Autor: Reporte Minero , 12 de mayo de 2020

Prototipo de ventilador mecánico creado en la FCFM entrará a fase de pilotaje

Compartir

El prototipo está listo para pasar a la fase de pilotaje, que incluye pruebas y validación

Tras un mes de desarrollo y pruebas, fue presentado ante las autoridades de la Universidad de Chile el ventilador mecánico creado por un equipo multidisciplinario de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM). Bautizado como BAMBÚ (B por Beauchef, ambú por el nombre que se le da a la bolsa inflable o resucitador manual, con la U final que también refiere a la Universidad de Chile), el prototipo está listo para pasar a la fase de pilotaje, que incluye pruebas y validación.

Esta nueva etapa requiere la producción de una decena de dispositivos, que deberían estar listos a fines de la semana del 11 de mayo, los que serán presentados a usuarios de salud que puedan sugerir mejoras y cambios al prototipo antes de pasar a las pruebas de laboratorio.

BAMBÚ es una versión mejorada del diseño que el Massachusetts Institute of Technology (MIT) liberó a fines de marzo, en la que han trabajado académicos, estudiantes e investigadores de departamentos y centros de la FCFM (Eléctrica, Mecánica, AMTC), además del Laboratorio de Fabricación Digital (FabLab) de la U. de Chile. El prototipo posee una mayor robustez e incorpora consideraciones técnicas para que su construcción sea más simple y rápida, pensando en la producción masiva.

“Es un dispositivo compacto (pesa 12 kg y mide 50x50x30 cm). El diseño mecánico está inspirado en el prototipo del MIT, pero durante el proceso de desarrollo realizamos importantes modificaciones, entre las cuales se destaca el uso de un tecnología de actuación de mayor robustez (motor brushless de corriente continua), un sistema mecánico basado en piezas de acero inoxidable de rápida fabricación y un sistema de control propio. El sistema de control mueve los brazos que accionan el respirador, permitiendo controlar en forma independiente el volumen de aire, su flujo y la frecuencia respiratoria, de acuerdo a lo que ha definido la SOCHIMI”, explica James McPhee, vicedecano de la FCFM y coordinador del proyecto.

Su software de control -desarrollado íntegramente en la Facultad- da instrucciones al motor para mover los brazos en un cierto rango (lo que controla el volumen), a cierta velocidad (que controla la tasa de flujo o caudal de aire), y la frecuencia. El motor de corriente continua (de tipo brushless o sin escobillas) permite mover los brazos que accionan el respirador, reemplazando al operador humano.

Nueva etapa

La presentación fue un momento para agradecer al equipo que ha invertido largas jornadas para lograr el prototipo. “Quisimos tener esta reunión para marcar un hito, el equipo ha trabajado muy intensamente y pensamos que es muy importante reconocer esta labor. Esto marca el final de la fase de desarrollo del prototipo, ahora deberíamos transitar a la siguiente fase, que es el pilotaje, donde se genera un número de copias del dispositivo, que se distribuyen entre usuarios que puedan operarlo, no en condiciones reales, pero que nos puedan dar retroalimentación, sugieran mejoras, cambios potenciales para que cumpla en un eventual uso de estos ventiladores de emergencia”, sostuvo el vicedecano

Responsabilidad Social

Powered by Global Channel