Columnistas
Autor: Reporte Minero , 8 de abril de 2021

Hoja de ruta para una transformación digital exitosa

Compartir

Opinión de Marcelo Blechman, socio de OLIVIA, consultora internacional experta en transformación organizacional

Sorprende el nivel de desconocimiento que aún genera el alcance del cambio que requiere el tránsito hacia una dimensión organizacional cuyo ámbito es también el digital. Para ampliar el horizonte, cuatro conceptos y un check-list.   

Una organización con un alto grado de madurez digital tiene una hoja de ruta, un gobierno y un presupuesto establecidos para sus iniciativas digitales. Tiene equipos de trabajo que mutan en el tiempo y que están a cargo de la implementación de varios proyectos digitales a la vez. Ahora, si adicionalmente la organización tiene un mindset de “Digital First”, es decir: todo lo que hacemos se basa en lo digital en la medida de lo posible y la cultura se basa en pilares digitales que componen el corazón de la operación y no solo una alternativa más, estamos hablando de una verdadera transformación digital. 

Una hoja de ruta para la transformación digital 

Una de las preguntas de partida para iniciar el camino hacia la transformación digital es saber medir nuestra madurez digital. Para ello, tenemos cuatro grandes áreas de la organización que debemos analizar. En base a ese análisis, sabremos en qué lugar del viaje nos encontramos para, a posteriori, establecer una estrategia digital. 

 1.Negocio: Aquí debemos revisar la visión, los presupuestos y las estrategias digitales. Si la alta dirección no está alineada con esto, el camino se nos hará muy cuesta arriba y sólo se logrará avanzar en el nivel de digitalización; pero no en el proceso de transformación digital.  

2. Productos y servicios: Esta área apuntala y define el éxito de nuestra oferta en lo digital. Para poder dimensionarlo conviene preguntarse: ¿Cómo es nuestra propuesta de valor a nuestros clientes? ¿Cómo nos relacionamos con ellos? 

3. Arquitectura organizacional: Se trata de revisar cómo trabajan nuestros equipos; cómo están estructurados y operando nuestros procesos. Además, cómo está considerada nuestra infraestructura. ¿Logra ser un apoyo en el día a día? 

4. Cultura: Este es uno de los ámbitos que menos se trabaja, pero que debería estar el centro de nuestro accionar.  ¿Por qué? Porque define cómo lideramos nuestra organización hacia ese nuevo mundo. Entonces: ¿Tenemos un estilo de liderazgo digital? ¿Hacemos gestión del talento digital?  ¿Como son nuestras formas actuales de trabajo? 

Responsabilidad Social

Powered by Global Channel